El guardián de los océanos recibe el Premio Ambiental de Volvo.

Uno de los investigadores más innovadores del mundo en cuanto al futuro de los océanos y la vida marina, el Profesor Rashid Sumaila, recibe el Premio Ambiental Volvo 2017. Él es un economista que ha desafiado la manera tradicional de gestión marina y ha presentado nuevas formas de pensar, como la protección de alta mar como un “banco de peces” para el mundo.
“Los océanos necesitan protección; nuestra vida depende de ellos”

Rashid Sumaila, Profesor de la universidad de British Columbia, Canadá, es el ganador 2017 del Premio Ambiental Volvo.

El Profesor Rashid Sumaila es el Director de la Unidad de Investigación Económica de la Industria Pesquera en el Instituto para los Océanos y la Industria pesquera de la universidad de British Columbia, Canadá. Aquí, los científicos han recopilado estadísticas durante años, con las cuales han podido demostrar claramente que la captura de peces a nivel mundial se ha estancado y va en descenso, a pesar de los crecientes esfuerzos de las flotas pesqueras de todo el mundo.

“Existe evidencia científica clara, respaldada por informes de pescadores de todo el mundo, que indica que actualmente extraemos demasiados peces. Debido a esta sobreexplotación pesquera agotamos nuestros recursos”, señala Rashid Sumaila.

Los océanos del mundo, que cubren el 70 % de la superficie del planeta, solían considerarse una fuente de suministro infinita para el uso humano. Sin embargo, están sometidos a fuertes presiones. La industria pesquera a nivel mundial extrae unas 130 millones de toneladas de peces al año, capturados de manera legal e ilegal. Es un gran negocio, con un impacto económico de unos 500 mil millones de dólares al año, que ofrece las proteínas necesarias para miles de millones de personas además de empleos para decenas de millones. Con la extracción de peces a nivel mundial ahora en descenso, las empresas y la seguridad alimentaria se ven amenazadas.

La investigación de Rashid Sumaila incluye todos los aspectos del estado futuro de los océanos: sobreexplotación pesquera, derrames de petróleo, contaminación con plástico, acidificación de los océanos y cambio climático. Sin embargo, también ofrece soluciones para administrar la biósfera marina. Una de sus recomendaciones es prohibir la pesca comercial en alta mar.

Los países individuales suelen proteger y controlar las zonas económicas exclusivas fuera de las costas. Sin embargo, el alta mar abarca dos tercios de los océanos del mundo. Son propiedad de todos y de nadie, lo que significa que son de fácil acceso y no cuentan con protección.

Rashid Sumaila ha recomendado una prohibición total de la pesca en alta mar, una idea considerada en un principio como absolutamente alejada de la realidad. Esto ha cambiado y la primera área marina protegida de alta mar, el Mar de Ross en la Antártica, entrará en vigor el 1 de diciembre de 2017. Ha sido invitado a presentar su idea a la Naciones Unidas, a la Comisión Oceánica Mundial y a la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

“Si tuviéramos que proteger el alta mar, crearíamos áreas donde los peces puedan ocultarse y crecer. Más tarde los peces pueden estimular las zonas económicas de los países. Esto no solo mejorará la biodiversidad marina, sino también la economía”, señala Rashid Sumaila.

Otra de las áreas de investigación de Rashid Sumaila son los subsidios a las flotas pesqueras. Los encuentra mayoritariamente perjudiciales y un factor detrás de la sobreexplotación pesquera. Mediante cálculos, él y otros investigadores, con una mirada global, creen que sería necesario reducir considerablemente las flotas pesqueras actuales.

“La ciencia muestra que esto es lo que necesitamos hacer. Si deseamos reconstruir, hay que dar marcha atrás. Si dejamos que las poblaciones de peces vuelvan a crecer, podremos pescar más y abastecer a la población mundial con proteína animal saludable. Decir que los océanos son nuestra vida no es una subestimación: necesitan protección y cómo los tratamos tendrá un impacto profundo en las generaciones actuales y futuras”.

La motivación del jurado de la Fundación del Premio Ambiental de Volvo:

“El Profesor Sumaila es uno de los investigadores más innovadores del mundo en cuanto al futuro de los océanos, e integra las dimensiones sociales y económicas con la ecología, las leyes, la ciencia pesquera y el conocimiento tradicional para crear nuevas vías hacia la industria pesquera sostenible. Es un investigador muy eficaz y absolutamente interdisciplinario que aborda uno de los desafíos de sostenibilidad más complejos del siglo XXI”.

Este punto de vista lo comparte el Presidente de la universidad de British Columbia, el Profesor Santa Ono:

“Estamos muy orgullosos del Profesor Rashid Sumaila. No solo es uno de los científicos más citados, sino que tiene la capacidad de darle vida a la ciencia con el objeto de que todas las personas, desde los niños y aficionados hasta los expertos, se interesen en la sostenibilidad, el cambio climático y la economía de la industria pesquera, un área en la cual es pionero”.

Para obtener más información sobre el Premio Ambiental de Volvo y el ganador de este año, comuníquese con el presidente del jurado, Profesor Will Steffen, Fenner School of Environment and Society, Australian National University, correo electrónico: will.steffen@anu.edu.au
Teléfono: +61 2 6125 4588

El Premio Ambiental de Volvo se fundó en 1988 y se ha convertido en uno de los premios medioambientales más prestigiosos del mundo. Se otorga anualmente a personas que han hecho destacados descubrimientos científicos dentro del área del medio ambiente y el desarrollo sostenible. El premio consiste en un diploma, una escultura de cristal y una suma en efectivo de 1,5 millones de coronas suecas y se entregará en una ceremonia en Estocolmo el 29 de noviembre de 2017.

Para obtener más información sobre el ganador 2017 y el Premio Ambiental de Volvo:  www.environment-prize.com