Una línea de vida esencial

En el Líbano, el acceso a la electricidad pública nunca se da por sentado. Con la ayuda de Volvo Penta, Khonaysser Group se asegura de que sus clientes mantengan el poder.
Una línea de vida esencial

El Líbano tiene una infraestructura eléctrica subdesarrollada que está muy por debajo de las necesidades del país. El gobierno solo puede entregar un promedio de 12 horas de electricidad por día, las interrupciones son ocurren diariamente. En los hospitales del país, incluso un corto apagón puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

"Sin electricidad, cerraríamos, es tan simple como eso", señala Mouin Abouzahr, Director General del Centro Médico Labib. "No se puede hacer nada y hay que trasladar a los pacientes a otra clínica. Entonces, tener electricidad las 24 horas es fundamental, es el corazón del hospital".

Hospital con 164 camas

El hospital de 164 camascon sede en Sidón, en el sur del Líbano, es uno de los más importantes de la región y, a lo largo de los años, ha tenido que superar algunos desafíos excepcionales para seguir brindando atención médica. A lo largo de la crisis, el hospital dependió de la energía de sus grupos electrógenos suministrados por Khonaysser Group y propulsados por motores Volvo Penta, así como del mantenimiento y soporte las 24 horas de Khonaysser Group. "Hoy en día, tienen tres grupos electrógenos de 500 kVA que están sincronizados: dos para aplicaciones principales y uno en modo de espera para emergencias o cobertizos de carga. Esto significa que siempre están conectados, ni siquiera verán parpadear una luz".

Hay poca evidencia en el moderno horizonte iluminado por neones de Beirut con rascacielos de vidrio y vallas publicitarias electrónicas que sugiera que el país está sufriendo una crisis energética. El centro histórico de la ciudad se ha restaurado inmaculadamente a su antiguo esplendor, cuando Beirut era conocida como París del Medio Oriente, y sus calles están llenas de tiendas emblemáticas de las marcas de moda más grandes del mundo. Pero, tras bambalinas, escondidos en los tejados y sótanos, hay innumerables grupos electrógenos que dan toda la energía necesaria.

Una línea de vida esencial

En 1992, Khonaysser comenzó a comprar motores Volvo Penta. Cinco años después, Khonaysser Group se convirtió en el importador exclusivo de Volvo Penta para el Líbano y la empresa familiar ha ido viento en popa desde entonces. El distintivo color verde de sus grupos electrógenos se tomó del color de los motores Volvo. El producto en sí es solo parte de la ecuación y necesita un respaldo con una buena asistencia en el mercado de posventa. "Alrededor del 60 a 70 % de nuestros clientes están más preocupados por el servicio que podemos ofrecer", señala Elias Khonaysser. "Después de todo, si el grupo electrógeno de un cliente falla, dirá que Khonaysser falló, entonces nuestra reputación está en juego. Ofrecer servicios de posventa rápidos y eficientes siempre ha sido un enfoque clave y la empresa puede presumir de contar con un equipo de técnicos listos para atender a sus clientes durante todo el día, con mantenimiento preventivo y soporte de emergencia.

"Afortunadamente, Volvo Penta nos ha podido ayudar al 100 % en lo que respecta a la posventa", señala Antoine Khonaysser. "Estamos en contacto semanalmente con el equipo de repuestos de Volvo Penta, donde entregamos informes periódicos para que conozcan la situación en nuestro mercado y hagan todo lo posible para garantizar que no perdamos participación en el mercado. Esta relación ha sido una historia de éxito real en los últimos años".